viernes, 3 de diciembre de 2010

El tablero de juego

Como comenté ayer jueves, lo pasamos montando un tablero de juego sencillo y multipropósito, para que sirviera además de jugar a Warhammer o cualquier otro juego de miniaturas, también se pudiera aprovechar para juegos de cartas o más tradicionales.
Así que nos pusimos manos a la obra y después de comprar el tablón y los listones de refuerzo nos pusimos con su montaje.


Comenzar fue de los más sencillo, y la verdad es que no nos encontramos ningún tipo de complicación.


Nos aseguramos de que listones estuvieran lo más firmemente fijados al tablón. Escogimos un tablón fino de aglomerado de viruta de madera (1 cm) y los listones de 2x2 cm. para que fuera lo más ligero posible pero resistente y que no se combara ahora que ya llegan los fríos y húmedos días invernales.


En la fotografía superior ya están todos los listones colocados y atornillados al tablón, pero faltaba un detalle importante.


Colocamos unos listones adicionales, que fue una gran idea de Imarchi, para que actuaran de tope para las borriquetas, así nos asegurábamos que si se moviera el tablero por accidente no pasaría de ese pundo y mantendría un punto de gravedad estable evitando que el peso se concentre en el mismo punto. Vamos, para que si te apoyas en el centro, no se rompa el tablón por exceso de peso.


Una vez terminado el montaje de las maderas, venía lo complicado de verdad. Como queríamos que el tablero nos sirviera para más cosas a parte de jugar con las miniaturas, teníamos que fijar el tapete.


Extendimos el tapete sobre la superficie, y los cuadramos bien. A continuación grapamos uno de los bordes estrechos del tablero y luego retiramos el tapete para encolar la superficie del tablón. El tapete que usamos es el de Citadel, yo lo tenía por casa desde hacía un año y no lo usaba nunca, así que decidimos que esta era la forma adecuada de usarlo. Por cierto, he de decir que este tapete es de los mejores que he visto, no suelta pelo, el tejido es elástico (menos mal) y muy resistente.


Lo extendimos sobre el tablón y comenzamos a fijarlo con la grapadora de tapicero.


Y este es el resultado final.


El tapete bien tenso y adherido al tablón, la verdad es que el resultado nos encantó a los dos, y lo mejor de todo es que solo tardamos cuatro horas en montarlo todo. De hecho no dimos por finalizado el trabajo hasta que no hicimos unas fotografías con algo de escenografía. Así que colocamos las colinas que he estado haciendo estos días de atrás.



Ahora estamos deseando estrenar la mesa de juego, a ver si este fin de semana que será muy largo, nos da tiempo a jugar una partida en condiciones.

2 comentarios:

  1. Muy muy buena.... asi tenía yo mi antigua mesa >.< que pena que me haya mudado

    ResponderEliminar
  2. Grandes batallas esperan a esta mesa :)

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails